sábado, 26 de julio de 2014

Tres joyas en la arena de Esmelle

Tres pollos de Píllara das dunas, Chorlitejo patinegro, (Charadrius alexandrinus), y dos hembras adultas, tratan estos días de salir adelante en la playa de Esmelle.
A pesar de lo incivilizados que somos, están resistiendo como pueden, entre gente que invade su zona, tractores que "limpian" las algas donde se alimentan, y perros, y perros y más perros y más perros y más perrrroooossssssss y más imbéciles con perros sueltos....

Tengamos esperanza..., ya os informaré cómo acaba
Gracias a la corrección de José Souza he de decir que la foto de abajo es un macho, así que éste estaría a cargo de los dos polluelos más crecidos y la otra hembra a cargo del más pequeño. Estos dos adultos no son pareja.
Gracias otra vez Maestro


También empiezan a aparecer  algunas Gaviotas sombrías adultas, como esta del proyecto noruego de Nils.
Negra J0AE

Un saludo













6 comentarios:

Jose Souza dijo...

Hola, Paco. Enhorabuena por las fotos y el seguimiento que les estás haciendo a los chorlos de Esmelle. No obstante, te apunto un detalle acerca de esta observación: el adulto que aparece en la primera foto, junto a uno de los pollos, es un macho con el plumaje ya en fase de muda. Lo más habitual es encontrar solo a los machos cuidando de los pollos, aunque de vez en cuando, sobre todo al final de la temporada de cría, pueden verse parejas o incluso solo hembras. A falta de saber si ambos adultos custodian a estos pollos, da la impresión que en este caso podría tratarse de una pareja. Estaría bien que confirmaras si esto es así.
Un saludiño y suerte.

Anónimo dijo...

En Esmelle se crían cosas buenas.....¿tudo bem ?
juan

Xabier Prieto Espiñeira dijo...

Paco, como me alegro que sacaras tempo e folgos para outro post!
Pensa no positivo: na píllara das dunas!. Dentro duns anos falaremos dela en pasado, coma pasa co Cuco, a Rula ou a Galiñola. Pero mentras podamos desfrutar a cría da única limícola que se reproduce por aquí hai que aproveitar.
O dos cans é, na miña opinión, o gran problema nos humidais ferroláns. Sobre todo porque moitos ornitólogos teñen este tipo de mascotas. E pensan (ilusos eles) que outros propietarios son tan respectuosos coma eles. A realidade, coma ben sabes, é outra.
Un abrazo, fenómeno.
PD: A ver se pagas unhas birras no garito de Doniños.

Paco dijo...

Hola a los tres,
Juan, sí, todo mejorando, poco a poco...
Xabi, lo de los perros creo que va más allá de lo que piensen los ornitólogos que los tienen. Su tenencia y caradura es generalizada.Creo que está de moda tener perro y hacer con el lo que les de la gana. Y lo peor, las autoridades no actuan. Me queda alguna esperanza de que alguna de estas llegue a volar, pero pocas.
José,
tienes razón, la primera foto es un macho. Este macho me confundió toda esta etapa de cría porque no tiene el carácterístico rojizo del píleo. Está a cargo de dos de los pollos, los más crecidos. La hembra hace varias semanas que no la veo.
El otro adulto es una hembra, de otra pareja, cuyo macho desapareció creo que antes que eclosionara el único pollo (de tres huevos). Está anillada con metal en tibia izquierda. El código acaba en 5, pero va a ser imposible leerlo entero.
Xan Silvar presenció riñas territoriales entre estos dos adultos con los pollos ya nacidos.

Saludos
Paco

Xabier Prieto Espiñeira dijo...

Bueno, si que quedou un pouco rara a miña frase, especialmente por ese "sobretodo". O que quería dicir é que falando con algúns colegas propietarios de cans, recebín as clásicas respostas coñecidas de que "é culpa dos donos", e demáis. E para mín isto non se cura con donos máis educados. Unha idea utópica ademáis neste país.

Paco dijo...

A miña experiencia de varios anos visitando a diario as catro praias grandes de Ferrol a procura de anelas, dinme que cumprindo a lei de non poder levar os cans ceibos evitaríase o 80% da afulencia de xente e cans ás zonas "delicadas". A xente vai a iso, a ceibar o can. Non fan falla novas leis senón cumprir as que hai.
Estes días que seguín ás Píllaras vín varias veces coma cans das razas "perigosas" corrían ceibos debaixo dos socorristas sen que estes lles dixeran nada. No medio da praia (onde están os polos) fan o que queren.

Outro problema engadido en Esmelle é que púxose de moda tomar o sol en parella e en pelotas nas dunas. Así temos que alguén pon a toalla a escasos metros do niño e está toda a tarde impedindo que se choquen os ovos.
Agora non teño tempo, xa seguirei...
Apertas
Paco